was successfully added to your cart.

Salud Digestiva

Por 20 junio, 2016Blog

El pasado 29 de mayo se celebró el Día Mundial de la Salud Digestiva y con toda la información que se estuvo publicando me surgieron varias inquietudes y por eso hoy les traigo este post.

¿Ustedes sabían que una mala salud digestiva está asociada con cambios de humor, con una baja de defensas y hasta con la falta de concentración y fatiga crónica?. Pues esta fue una de mis primeras inquietudes ante este tema, ¿qué poder tiene nuestro intestino?. Muchos científicos aseguran que es nuestro segundo cerebro porque en él se encuentran la mayor cantidad de terminaciones nerviosas, así todo lo que emocionalmente nos afecta se ve reflejado en nuestra salud digestiva, por eso mi primera recomendación es que revisen su nivel de estrés ya que éste puede provocar cuadros de inflamación crónica, estreñimiento y muy mala digestión en general.

Y hablando de enfermedades relacionadas con la mala digestión, ¿sabían que la enfermedad celiaca sólo afecta al 1% de la población, que cerca del 40% de las personas padecen síntomas relacionados con el síndrome de colon irritable y que entre el 4 y 7% de los niños sufre alguna intolerancia alimentaria?

La buena noticia ante estos números es que cuando nuestra microbiota intestinal está equilibrada, nuestra digestión mejora enormemente. Muchas veces no podemos controlar el ambiente, el cual tiene un impacto sobre nuestro sistema digestivo, pero sí podemos controlar lo que comemos. Por eso este año (2016) el tema del Día Mundial de la Salud Digestiva fue “Dieta y Salud Digestiva”.

En este sentido, quiero hacer incapié en la importancia de incorporar en nuestra dieta diaria un yogurt con probióticos (microorganismos vivos que, consumidos en cantidades  suficientes, constituyen un beneficio para la salud, ya que sirven como una barrera que evita que las bacterias patógenas se reproduzcan), tema del cual ya les he hablado antes. Este tipo de alimentos ayudan a equilibrar las bacterias que viven en nuestro intestino dejando en él un estado de bienestar pleno, potencializando la buena digestión, la desinflamación y sobretodo una mejor absorción de nutrimentos.

Pero hay que recordar que todo esto depende de si seguimos o no una dieta correcta (completa, inocua, variada, suficiente, equilibrada y adecuada) y llevamos un estilo de vida saludable donde hagamos ejercicio y durmamos bien.

Nuestra salud digestiva es el principio de nuestra salud en general, cuidémosla y conservémosla muy bien porque de ella depende nuestro estado de ánimo, nuestro nivel de energía y muchas cosas más. ¡Todo empieza en nuestro intestino!

Deja tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.