Blog

¿Qué importancia tiene la nutrición?

La primer fuente de nutrición que tiene el ser humano es en el seno materno, de ahí importancia que un desarrollo sano durante el embarazo y después del alumbramiento, la leche materna ya que ésta es la primera comida natural que fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo, y protege al niño de las enfermedades infecciosas y las enfermedades crónicas.

La Unicef considera que en materia de nutrición, el futuro de los niños comienza antes de la concepción, con el estado nutricional de la madre inmediatamente antes del embarazo. Y hace mención que las madres que padecen desnutrición crónica son más propensas a tener hijos con bajo peso al nacer, quienes pueden tener un crecimiento deficiente en la niñez y, al llegar a la edad de procrear, dar a luz hijos desnutridos. Por lo tanto, las mujeres mayores de 18 años que se encuentran en buen estado nutricional tienen muchas más probabilidades de sobrevivir el embarazo y de tener hijos e hijas que crezcan sanos.

Observando que al eliminar la desnutrición materna se puede reducir hasta en un tercio la tasa de discapacidades de los lactantes. Por ello es importante que las mujeres embarazadas descansen lo suficiente y consuman alimentos variados con micronutrimentos esenciales en especial el hierro, la vitamina A, el yodo y el ácido fólico.

Sin embargo, se pueden hacer muchas cosas para fomentar y enseñar hábitos de una comida saludable en nuestra familia, con nuestros hijos. Asegúrate que las opciones de alimentos sean saludables y apetecibles,siempre disponibles para tu familia. Proporciona una variedad de opciones para que su hijo pueda probar diferentes alimentos y principalmente se persistente. Los niños no siempre están dispuestos a probar cosas nuevas de inmediato.

Otra opción es limitar la comida rápida, comida para llevar y comida chatarra. Evitar principalmente alimentos fritos. Si come fuera de casa o compra algo para llevar, elige opciones más saludables que estén disponibles. Por ejemplo: frutas en lugar de papas fritas o pollo a la plancha en lugar de una hamburguesa.

Es muy importante que leas las etiquetas de todos los alimentos que compres, desde la etiqueta de información nutricional y los ingredientes que contiene, tal como el tamaño de la porción, cantidad de calorías y nutrientes por porción, y cuidar mucho los azúcares por ejemplo, fructosa o jarabe de maíz (también sus derivados) y  lo principal es que seas un buen ejemplo para tus hijos, asegúrate de hacer elecciones de alimentos saludables y de incorporar la actividad física a tu vida y a la de tu familia, fomenta la participación de todos en comer una dieta más saludable.

Referencias:

UNICEF: https://www.unicef.org/spanish/role.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.