Snacks “on the way” para después de ir al gimnasio

Por 6 noviembre, 2017Blog, nutrición
Captura de pantalla 2017-10-30 a la(s) 23.51.02

La semana pasada me pasó algo que seguramente les ha pasado. Me desperté medio tarde y entonces tenía dos opciones: me apuraba para llegar al gimnasio y decidir si hacer cardio o hacer fuerza, porque por la hora ya no me daba tiempo de hacer ambos, o lo tomaba con calma y dejaba el plan del gimnasio para después de la chamba, cosa que casi nunca hago porque salgo cansada o se atraviesa algo “más importante”, a pesar de que el SmartFit (gimnasio al que voy desde hace un año) cierra a las 11pm y en realidad no hay cosa “más importante” que termine tan tarde, excepto el plan de ir al gimnasio, donde además hay clase de yoga en las noches.

Pero bueno, el punto es que yo ya iba tarde y me fui por la opción 1, irme al gimnasio y hacer mi rutina de fuerza para pierna – la pueden ver en mi Instagram – la cual es muy sencilla y rápida. Cuando acabé estaba muriéndome de hambre, porque por las prisas no había desayunado y además se me había olvidado el snack de recuperación.

¿Verdad que les ha pasado? ¡Es horrible!, pero por eso me di a la tarea de buscar las mejores alternativas de snacks para después de entrenar que podemos encontrar en cualquier maquina dispensadora de alimentos, tienda de conveniencia o cafetería.

  1. Lo ideal es que siempre tengamos en la maleta del gimnasio una barra de proteína o una botella con una medida de proteína en polvo a la que solo le tengamos que agregar agua y listo. En el coche debemos de tener siempre provisiones como las mismas barras de proteína o barras de granola o una bolsita con nueces mixtas y fruta deshidratada.
  2. Cuando la maleta está vacía, igual que el coche, debemos pararnos enfrente de la maquina dispensadora de alimentos que hay en el pasillo del gimnasio, no sé si en todos haya, al que yo voy sí hay y es un alivio porque venden barras de granola, de amaranto, de cacahuate, bebidas, etc. Para después de entrenar necesitamos proteína y carbohidratos, la proteína a veces es muy difícil de encontrar en estas máquinas, así que debemos enfocarnos en un carbohidrato saludable como una galleta de avena que da energía y nos ayuda a estabilizar los niveles de glucosa, misma que entra directo a los músculos para que se reparen rápidamente.
  3. De camino al trabajo podemos pasar por una tienda de conveniencia, no nos toma más de 5 minutos. En estas tiendas la mejor opción es un sándwich hecho con pan integral y pechuga de pavo o un yogurt para beber reducido en grasa y sin azúcar y una barra de cereal con menos de 100 kcal.
  4. Otra opción es pasar de volada por una cafetería y pedir un café latte, la leche es un excelente recuperador ya que aporta aminoácidos de cadena ramificada, tiene calcio y vitamina D, y además tiene carbohidratos propios de la leche que ayudan a que su efecto recuperador se único.

Opciones hay, la clave está en elegir la más saludable.

Soy Mariana Camarena y recuerda: “se trata no solo de fuerza de voluntad, sino de estrategia”.

Deja tus comentarios