¿Cómo ser saludables desde lo que comemos?

Por 12 septiembre, 2017Blog, nutrición
problemasdigestivos-nutricionactiva

La salud no solo es ausencia de enfermedad, es un estado de completo bienestar físico, mental y social, así la define la Organización Mundial de la Salud1. De acuerdo a esta definición, si lo que buscas es salud, tienes que enfocarte en consumir alimentos que nutran tu cuerpo, tu mente y tu entorno social.

Se dice que la salud empieza en el intestino, ¿será? De acuerdo a Heribert Watzke, el intestino es una voz silenciosa y tiene un cerebro complejo autónomo con más de 500 millones de células nerviosas y 100 millones de neuronas, además de que secreta hormonas y enzimas involucradas en miles de reacciones metabólicas 2. Es aquí donde realmente empieza la salud, por eso es importante alimentar correctamente a nuestro intestino, y aunque parezca complicado, no lo es, la semana pasada las Nu3 hicimos un podcast sobre malestares digestivos (escúchalo aquí) donde te explicamos un poco cómo está conformado el sistema digestivo y dimos tips para contrarrestar los malestares digestivos más comunes.

Entonces, sabemos que la salud no solo es ausencia de enfermedad, también sabemos que el intestino es nuestro segundo cerebro, por lo tanto, la salud empieza en el intestino. Para nutrirlo hay que darle alimentos que pongan en balance la micribiota, que además sean ricos, fáciles de adquirir, fáciles de preparar y que además generen bienestar emocional. ¿Qué alimentos cumplen con estas características?

1) Yoghurt con probióticos. Lo encuentras en todos los súpers, hay una gran variedad de sabores y son fáciles de transportar, solo debes de cuidar que no se rompa la cadena de frío para que los probióticos no se mueran. Dentro de esta categoría de alimentos me gusta recomendar el yoghurt natural sin azúcar y el activia, que por el tipo de probiótico (ActiRegularis) que tiene, es el yoghurt que mayor evidencia científica tiene en cuanto a los efectos positivos sobre el síndrome de intestino irritable (SII).

2) Jugos de verduras. Son una excelente fuente de antioxidantes, vitaminas, minerales y enzimas que facilitan las reacciones metabólicas del organismo y mejoran el sistema inmune. Son fáciles de preparar, solo tienes que tener los tuppers en tu refri con las verduras ya lavadas y desinfectadas para que en el momento de hacerlos no te de flojera ponerte a lavar y desinfectar. No olvides la regla de los jugos: 2 ó más verduras verdes por cada fruta y considerar algún booster o súper alimento para potencializar sus efectos saludables (cúrcuma, jengibre, colágeno hidrolizado, chía, entre otros). En mi libro #JugosQueCuran puedes encontrar muchas recetas.

3) Grasas. Son fuente de antioxidantes, indispensables para mantener la salud de todas las células del cuerpo. Tienen una función reguladora, sobretodo para formar hormonas sexuales y suprarrenales. Sirven de vehículo para vitaminas como la A, D, E y K, y por último, aportan textura y sabor a los alimentos, así que piérdeles el miedo pero no el respeto. Elige nueces, cacahuates, aguacate, aceite de olivo, aceite de aguacate, de ajonjolí, etc.

__________________________________________
Referencias:
1) Organización Mundial de la Salud. (2014). Constitución de la OMS: principios. 10 de septiembre de 2017, de OMS Sitio web: http://www.who.int/about/mission/es/

2) Heribert Watzke. (2010). Heribert Watzke: cerebro intestinal. 10 de septiembre de 2017, de TED Ideas Worth Spreading Sitio web: https://www.ted.com/talks/heribert_watzke_the_brain_in_your_gut/transcript?language=es#t-17972

Deja tus comentarios