was successfully added to your cart.

Probióticos, un mundo en constante evolución

Por 6 noviembre, 2018Blog

Hace apenas 10 años si queríamos saber lo que componía nuestro microbioma (genoma de la microbiota), teníamos que pagar un análisis de casi 100 millones de dólares. Hoy en día por 100 dólares podemos tener toda la información de nuestro microbioma. Esta evolución en el estudio de los microbios que habitan nuestro organismo ha crecido rápidamente y con descubrimientos sorprendentes.

El mundo microscópico que habita nuestro organismo es tan grande e importante que ha logrado redefinir la manera en la que entendemos la enfermedad, la salud y a nosotros mismos. Estos organismos unicelulares – los microbios – no son solo abundantes en número (tenemos aproximadamente 100 billones de células microbianas), también lo son en funciones reguladoras (digestión, respuesta inmunitaria, conducta, alergias, peso, etc.).

Los microbios que habitan nuestro cuerpo están muy bien organizados en comunidades y cada una tiene sus propios objetivos, lo cual se ha puesto en la mira de la comunidad científica, y se han hecho descubrimientos asombrosos. ¿Sabías qué dependiendo del tipo de microbiota que tengas, tendrás mayor o menor riesgo de desarrollar obesidad?, o ¿tendrás mejor o peor digestión?, o ¿tendrás mayor o menor riesgo de padecer enfermedades como artritis o autismo? Los científicos andan todavía en la búsqueda de la finalidad productiva de estos amigos microscópicos que viven en nuestro cuerpo y de cómo es que nosotros podemos modificar además de su presencia en nuestro cuerpo, su influencia sobre nuestra salud. Por ejemplo, la dieta o los medicamentos que tomas, o si eres hermano mayor o menor y hasta el número de relaciones sexuales que tienes, repercuten en tu microbioma.

La dieta es uno de los factores más estudiados como detonador de una microbiota saludable. Hay que recordar que tenemos dos opciones para tener una microbiota saludable, la primera es consumir PRObióticos, es decir, los microorganismos vivos que benefician nuestra salud y que los podemos encontrar en alimentos fermentados como el yoghurt (mi preferido), la segunda es consumir alimentos que nutran a los microorganismos que ya viven en nuestro cuerpo, es decir, consumiendo PREbióticos, que básicamente son fibras presentes en verduras, frutas, leguminosas y algunos cereales integrales, que les encantan a estos microorganismos y que hacen que se reproduzcan sanamente y así tengamos una microbiota fuerte y variada, ya que no solo importa el número de bichitos buenos que tengamos, también es importante que los tengamos de diferentes tipos porque sus efectos son muy selectivos y variados.

Si eres de mi club, el club de fans del yoghurt, ya la hiciste, porque es el alimento más consumido y con un gran aporte de probióticos, recuerda que la lactosa, que es el azúcar propia de la leche con la que se hace el yoghurt, es lo que les encanta a estos microorganismos, son ellos los que la predigieren por nosotros, por eso las personas que son intolerantes a la lactosa, dependiendo el grado de intolerancia que tengan, pueden consumir yoghurt sin tener efectos negativos en su digestión.

Los yoghurts son fuente natural de probióticos, pero existen algunas marcas que además les añaden ciertos tipos de probióticos con la finalidad de aportar un efecto más específico por su selectividad en las funciones que afectan en nuestro organismo, tal es el caso del famoso yoghurt Activia®, que ayuda a mejorar la salud digestiva por sus miles de millones del exclusivo probiótico ActiRegularis® (Bifidobacterium lactis CNCM I-2494) y ahora Activia® ofrece una línea de jugos con Probióticos ¡Si! Justo por la constante evolución en el mundo de los probióticos, esta marca experta en probióticos acaba de lanzar sus nuevos jugos: el verde, el rojo y el amarillo. Estos jugos combinan el extracto de frutas y verduras naturales con miles de millones de probióticos, sin azúcar añadida y sin conservadores. Estos jugos me parecen una excelente combinación ya que en un mismo alimento tenemos los beneficios de los PRObióticos y de los PREbióticos que obtenemos a través de la fibra que aportan, la cual mejora la proliferación de los probióticos en nuestro intestino.

Hay que recordar que la única forma de ver y sentir los beneficios de consumir probióticos, es consumiéndolos de forma cotidiana, no esperes cambiar tu microbiota si solo te tomaste un jugo con probióticos y ya, así no funciona esto, lo tienes que tomar de forma regular y constante para que modifiques realmente el número y variedad de microorganismos cuya finalidad es mejorar tu salud desde dentro, y también te recuerdo que si tu estilo de vida no es saludable, esto implica hacer ejercicio diariamente, llevar una dieta correcta, tomar suficiente agua simple y dormir por lo menos 8 horas continuas en la noche, tu microbiota siempre estará en riesgo, así que ha tomar probióticos como parte de nuestra dieta habitual y dentro de un estilo de vida saludable.

Deja tus comentarios