was successfully added to your cart.

Mitos y realidades de los cereales

Por 5 diciembre, 2018Blog

Los cereales y sus derivados son alimentos básicos en la alimentación mundial. Aportan hidratos de carbono que son los nutrimentos que necesitamos mayormente para obtener energía.

¡OJO!
La sobreabundancia y los excesos que nos impone el propio ambiente en el que vivimos, nos lleva a consumirlos no solo en exceso sino en sus versiones menos saludables (refinados) o formando parte de preparaciones poco recomendables (pasteles, galletas, etc.).

MITOS GENERALES:

  1. Son imprescindibles: NO, porque no son la única fuente de hidratos de carbono que existe. Tenemos que voltear a ver a las frutas, verduras, leguminosas y tubérculos y recurrir a ellos como fuente de energía.
  2. Hay que comerlos en cada comida: NO, y mucho menos cuando has consumido galletas o pasteles o harinas refinadas entre comidas.
  3. Deben ser la base de nuestra dieta: NO, tenemos que redefinir la base de nuestra alimentación hacia una base cargada en verduras y frutas. Vean el Plato del Bien Comer, la Pirámide Australiana, el Plato de Harvard, todos ellos son una guía visual donde la base es una amplia y colorida imagen de verduras y frutas, el resto se divide entre proteínas, cereales, leguminosas y grasas.
  4. Hay que consumirlos siempre en el desayuno: NO, un buen desayuno se basa en frutas, verduras, semillas, leguminosas, grasas saludables, proteínas de alto valor biológico y para acompañar, ok, una porción de algún cereal INTEGRAL, no refinado o blanco.
  5. Son los responsables de la obesidad: atribuirle la obesidad a un solo alimento no está bien. La obesidad es multifactorial, si bien el consumo excesivo de cereales refinados cargados de azúcares y grasas tienen un impacto importante en la ganancia de peso, también lo tienen el sedentarismo, el dormir poco y el vivir estresado. A los cereales hay que perderles el miedo pero no el respeto.

TRIGO
Uno de los usos más comunes del trigo es la obtención de harina para hacer pan.
Su talón de Aquiles: el gluten, un tipo de proteína que si se consume en exceso puede dañar la mucosa intestinal y provocar intestino permeable.

Mito

Deja el trigo y bajarás de peso.

  • SÍ, cuando eres celiaco o ya tienes un intestino permeable que te mantiene inflamada, con gases, malabsorbiendo los nutrientes de tu dieta, y cuando estás consumiendo panes hechos con harina de trigo refinada.
  • NO, cuando no tienes ni enfermedad celiaca ni intestino permeable, y cuando cosnumes panes hechos de harina de trigo INTEGRAL y en porciones adecuadas.

AVENA
Su consumo ideal es en hojuelas naturales. La harina de avena se ha colocado en el top 10 de sustitutos de harina refinada para cocinar recetas saludables.

Mito

ENGORDA. No, cuando se consume en porciones saludables. Al aportar fibra soluble que favorece el tránsito intestinal y desinflamando el abdomen, se logra una pérdida de peso saludable. Por otro lado, es un cereal que da saciedad y eso ayuda a controlar lo que comemos entre comidas.
¿Agua de avena para bajar de peso? – NO. Solo te hidratarás más y eso favorecerá tu digestión, metabolismo y salud en general.

MAÍZ
Se consume principalmente en forma de tortilla.

Lo ideal es consumir tortillas de maíz nixtamalizado y no de harina de maíz, ya que la cal (óxido de calcio), que se utiliza en el proceso de nixtamalización, hace una serie de cambios químicos en el maíz para obtener una masa mucho más nutritiva, ya que a través de este proceso se absorbe más calcio y potasio, se hacen más biodisponibles los aminoácidos del maíz y la fibra soluble.

Ahora encontramos tortillas hechas con una parte de harina de maíz y otra parte de harina de nopal, y también las famosas tostadas de harina de maíz horneadas. Todos estos productos se hacen con harina de maíz y pueden resultar una buena opción para las personas que están cuidando las calorías que comen, pero no aportan grandes nutrientes como lo hace la tortilla de maíz nixtamalizado.

Mito

ENGORDA. No, de hecho la tortilla de maíz nixtamalizado por su aporte de proteínas, fibra y calcio, ayuda a dar mayor saciedad y a metaboliazr mejor los nutrientes que otros alimentos aportan a la dieta.

ARROZ
Es el cereal más consumido en el mundo.

Su problema: que lo consumimos blanco y no integral, ¿por qué?, porque hacer arroz integral es más tardado y su sabor es diferente al blanco.

Ventaja: si se consume al vapor, no aporta nada de grasa.

Desventaja: cocinarlo con grasa aumenta 100 kcal por porción.

¡OJO!
El arroz blanco no tiene fibra y por lo tanto se digiere mucho más rápido que el integral, además la porción equivalente a 1 cereal es de ¼ de taza ya cocido, que resulta ser poco para lograr saciar nuestro apetito, por eso se recomienda consumirlo siempre acompañado de alguna verdura u otro alimento que aporte fibra (frijoles, lentejas, etc.) o proteína (pollo, huevo, etc.).

Mito

PRODUCE DIABETES. NO. Esta enfermedad no tiene que ver con el consumo de un solo tipo de cereal, sin embargo el índice glucémico del arroz blanco es mucho mayor al integral, por lo que una persona que vive con diabetes deberá cuidar la cantidad y tipo de arroz que consuma para mantener controlados sus niveles de glucosa.

Deja tus comentarios