¿Cómo?… ¿bacterias en nuestros alimentos?

Por 8 mayo, 2018Blog
Portada Activia Mayo 2018

Sí, así como lo leen.

Recuerden que no todas las bacterias son peligrosas para nuestra salud, de hecho son más las buenas que las malas. Aquellas que son buenas les encanta vivir en nuestro cuerpo, principalmente en nuestro colon, de hecho nosotros estamos muy contentos de tenerlas ahí, ya que nos protegen contra las malas.

Cuando nuestro colon tiene pocas bacterias buenas empiezan los problemas de salud, nos enfermamos de colitis, estreñimiento, mala digestión y hasta de la garganta, problemas en la piel o infecciones de todo tipo, ¿porqué?, porque se nos bajan las defensas, porque dejamos de absorber nutrientes en el intestino, el cual es responsable del 80% de nuestro sistema inmunológico. Si nuestro intestino deja de funcionar adecuadamente, estaremos constantemente enfermos.

Dentro del mundo de las bacterias buenas, las bifidobacterias, son verdaderas estrellas. En 1899 Henry Tissier las descubrió en la microbiota intestinal de bebés alimentados al pecho materno. A partir de ese momento, estas bacterias captaron la atención de la mayoría de los investigadores científicos, pero hubo una que sobresalió por su poder de supervivencia a través del tracto gastrointestinal, es decir, fue la que ganó la carrera y logró llegar intacta al intestino, específicamente al colon, para vivir en armonía con las más de 400 especies de microorganismos que se encarga de sintetizar vitaminas, de absorber nutrientes, de neutralizar a los patógenos y de mejorar la digestión. Se llama Actiregularis® (Bifidobacterium Lactis CNCM 1-2494).

Esta bacteria sobrevive y crece en la leche de vaca de manera espectacular, por eso la industria le dio un papel protagónico, para que nosotros al consumirla podamos llenar nuestro colon con ella y logremos regular nuestra digestión. Dentro de todos los productos lácteos con probióticos, el yogurt Activia® es el único que tiene este probiótico. Acuérdense que en el mundo de los probióticos hay que buscar aquellos que sobrevivan a lo largo de todo nuestro tracto digestivo para que lleguen vivos al colon. Hay que buscar aquellos que contengan muchos probióticos, sí, más de miles de millones, suena exagerado pero no lo es, entre más millones contenga mejor.

Es importante ser prudentes en este mundo de los alimentos funcionales, ya que existen demasiados productos, cuyas promesas no están validadas por estudios serios y cuya trazabilidad y toxicidad no son conocidas. Una alimentación equilibrada nos protege, ella sola, de muchas enfermedades, sin embargo, pueden existir carencias y falta de disponibilidad de nutrientes, derivados de una mala alimentación, donde es necesario consumir alimentos funcionales como el yogurt con probióticos que hoy te estoy recomendando – Activia® -, sobretodo si sufres de estreñimiento y digestión lenta.

Referencias:

– Corthier G., Leverve K. “La microbiota, esas bacterias que nos benefician”. Ediciones Un K’Noë dans les Cloups. Instituto Danone México.

Deja tus comentarios